arcos-ezpeleta

Historia

Ver en Lengua de Signos Española

Desde 1986 nuestro centro se dedica a la formación de profesionales de la intervención socioeducativa. Anteriormente, dentro de la Formación Profesional II – con la formación de Técnico Especialista en Adaptación Social –. En la actualidad impartimos los nuevos ciclos formativos de nivel superior dentro de la familia de “Servicios Socioculturales y a la Comunidad”.

Toda nuestra oferta formativa la articulamos mediante el concepto de “Educador/a de base”; una apuesta por las características comunes de la intervención directa con personas desde una perspectiva socioeducativa.

Además, también impartimos un Programa de Cualificación Profesional Inicial Especial (P.C.P.I.E.) orientado a la formación en tareas de limpieza y en servicios generales.

Antecedentes

Ver en Lengua de Signos Española

Con la llegada de la democracia en 1977, el Gobierno Foral y los ayuntamientos pusieron en marcha un conjunto de servicios sociales y culturales que no existían en la etapa anterior. Esto evidenció la falta de adecuación del sistema educativo para responder a las nuevas necesidades profesionales que se estaban suscitando.

Concretamente, podemos citar como ejemplo el cierre del orfanato de Pamplona, donde se recogía a los y las menores en dificultad social. Se pusieron en marcha los llamados hogares funcionales o pisos, lugares para atender de mejor manera a ese colectivo. Aunque la estructura estaba muy clara, no existían profesionales formados específicamente para esas tareas. Por esto se contrató a personas con formaciones cercanas (Psicología, Magisterio, Pedagogía, etc…) que pronto descubrieron que necesitaban una preparación adecuada para esas funciones.

Como no existía otra instancia que respondiera a esta demanda formativa, se dirigieron a la Fundación Bartolomé de Carranza, constituida en 1979. Esta Fundación tomó contacto con centros formativos de educadores de Francia (Pau y Toulouse), así como con un centro de formación de educadores de Barcelona. Y entendió que la figura profesional que se correspondía era la de Educador Especializado. De esta forma se puso en marcha en 1980 la primera escuela de educadores especializados de Navarra.

Este centro, aunque sostenido mediante subvenciones del Gobierno de Navarra, era privado y otorgaba un título sin reconocimiento académico. Sin embargo, respondía a esas necesidades de formación planteadas.

Posteriormente el Ministerio de Educación publicó en agosto de 1980 un nuevo título dentro de la FP2 denominado Técnico Especialista en Adaptación Social y que, en cierto modo, se dirigía a la formación de profesionales de la intervención socioeducativa. Este título surgió, en gran parte, a instancias de un centro de formación de educadores existente en Godella (Valencia), perteneciente a una orden religiosa que intervenía en el ámbito penitenciario.

De este modo la Escuela de Educadores/as de la Fundación Bartolomé de Carranza ajustó su programa a lo propuesto por ese nuevo título. Y puede ofrecer una titulación con reconocimiento académico.

Progresivamente se configuró un modelo propio de formación, que apostaba por dar relevancia a las prácticas, a la incorporación de aspectos de la supervisión profesional como elemento formativo… En definitiva, un modelo que adecuara la identidad profesional de las personas que en ella participaban.

Durante este proceso se realizaron contactos con otros centros de formación, especialmente con Barcelona, Girona, Madrid y Galicia. El objetivo fue coordinar los esfuerzos realizados para perfilar mejor la figura profesional del educador/a especializado/a, señalando los retos, funciones y ámbitos. Asimismo, se entró en relación con el incipiente movimiento profesional.

Tras los primeros años de funcionamiento, la tipología del alumnado fue variando. Así, junto a profesionales que ya estaban trabajando en el ámbito, se incorporó el perfil de quienes querían hacerlo y buscaban esa formación inicial.

Sin embargo, la Fundación era consciente de que suplía provisionalmente una carencia del sistema educativo: formar a profesionales en activo. La situación idónea de un centro de este tipo debía estar dentro de la administración educativa y, en este sentido, inició un proceso de diálogo con la administración foral para que fuera ella quien asumiera definitivamente estas demandas de formación.

Etapa de la Formación Profesional 2 (F.P.2)

Ver en Lengua de Signos Española

En 1986 la administración foral creó un nuevo centro de formación profesional (entonces llamado Instituto de Formación Profesional Mixto nº 7) en el que impartir la titulación oficial de Técnico/a Especialista en Adaptación Social. Esta titulación era prácticamente la única formación reglada que existía dentro del ámbito socioeducativo. A partir de ella desarrollamos la figura de Educador/a Especializado/a, que era lo demandado desde la realidad profesional.

En definitiva, se trataba de cubrir desde F.P.2 la formación de profesionales de la intervención socioeducativa.

Éramos conscientes de lo inadecuado de esa estructura: suponía situar esa figura profesional en un nivel inferior que le correspondía. Al igual que en el resto de Europa, considerábamos que debía estar ubicada en un nivel de estudios superior.

No obstante, a partir de la experiencia de la anterior escuela y con la estructura de la F.P.2, se consiguió elaborar un modelo formativo coherente con los requerimientos profesionales de esa figura, a través de:

  • La incorporación de un alto porcentaje de horas de prácticas en centros de trabajo.
  • El diseño de espacios propios de formación. Estos espacios debían atender el desarrollo de la competencia comunicativa y el análisis crítico de las experiencias en práctica. Además, se adecuaría en la medida de lo posible el plan oficial de esta titulación a los requerimientos reales de la formación.

Para resolver esta anómala situación, fruto de la coyuntura histórica de aquellos momentos, colaboramos con el movimiento profesional para la regulación formativa y profesional de esa figura. Organizamos, junto al movimiento profesional de Educadores y Educadoras de base, el primer Congreso Estatal del Educador Especializado (Pamplona, 1987). Este congreso puso las bases para la existencia de una formación acorde con esa figura profesional en el ámbito universitario.

Ya en el 90 dimos la posibilidad de obtener el título de Técnico/a Especialista en Adaptación Social mediante pruebas libres. De esta forma, gran parte de quienes habían cursado sus estudios en la anterior Escuela de la Fundación Bartolomé de Carranza lograron normalizar su situación académica gracias al acceso a un título oficial de F.P. 2.

Finalmente, en 1992 se consiguió incorporar una nueva Diplomatura en Educación Social en la Universidad. Esta diplomatura ofrecía formación en el orden universitario para figuras profesionales de la Educación Especializada, la Animación Sociocultural, la Educación de Adultos/as y la Animación Sociolaboral.

Nuestro centro siguió ofertando la formación de F.P.2 de Técnico/a Especialista en Adaptación Social, con la confianza de que la Universidad Pública de Navarra incorporara esa nueva diplomatura próximamente.

Sin embargo, al no ver perspectivas de su implantación, y como ya existía en comunidades cercanas, en 1995 manifestamos públicamente nuestro cese en la formación de Educadores/as Especializados desde el marco de la F.P.2. A partir de ese curso, se ofreció la titulación desde la perspectiva de los nuevos ciclos formativos, planteados a partir de la reforma de la Educación Secundaria. Esta modalidad se extinguió en el curso 1999 – 2000.

Etapa actual: Ciclos Formativos

Ver en Lengua de Signos Española

De forma simultánea a la finalización de las promociones de la Formación Profesional 2 en 1998, iniciamos la implantación de los nuevos ciclos formativos de nivel superior de la familia profesional de “Servicios Socioculturales y a la Comunidad”. Nuestra oferta educativa abarcó 3 de los ciclos superiores de Formación Profesional correspondientes a esta familia. Así, hoy día impartimos los grados superiores en:

En el curso 1999 – 2000 iniciamos también la oferta del ciclo de Integración Social en una modalidad de Oferta Parcial. Una modalidad que se adaptaba a aquellas personas que ya estaban trabajando en este campo profesional. Un año más tarde, incluimos en la oferta el ciclo de Educación Infantil, que se impartió desde el 2001 – 2002 hasta el curso 2003 – 2004.

En aquel año participamos en el proyecto europeo de “Evaluación, Reconocimiento y Acreditación (E.R.A.)”. Con él iniciamos proceso de reconocimiento profesional de un grupo de personas con amplia experiencia en el campo de la atención a personas dependientes en domicilios y/o residencias para la tercera edad. Esta experiencia se completó mediante la modalidad de Oferta Parcial (singular) del nuevo ciclo de grado medio que se implantó en ese curso: el Grado Medio en Atención Sociosanitaria.

Durante el curso 2004 – 2005, el Ministerio de Educación convalidó la formación anterior a 1992 obtenida en centros como el nuestro, para permitir el acceso a la diplomatura en Educación Social. Esto supuso un reconocimiento a los esfuerzos formativos realizados durante la regulación de este sector en el orden universitario.

En la actualidad nuestra oferta formativa cubre los 3 ciclos superiores anteriormente citados de nuestra familia profesional, incluyendo el de Integración Social en la modalidad adaptada para profesionales, así como el nuevo ciclo de grado medio en Atención Sociosanitaria, que sólo se realiza en esa misma modalidad.

Centro Integrado de Formación Profesional “Escuela de Educadores/as”

En junio de 2012 hemos pasado a ser un Centro Integrado de Formación Profesional de carácter sectorial. Los Centros Integrados son aquellos centros que imparten todas las ofertas formativas que conducen a la obtención de Títulos de Formación Profesional y/o Certificados de Profesionalidad. Puede consultarse la web del Ministerio para un mayor conocimiento de las características y funcionamiento de este tipo de centros.

Aprovechamos el hecho de dejar de ser un Instituto de Educación Secundaria para convertirnos en un Centro Integrado de FP para modificar la denominación oficial del centro, pasando a utilizar la que tradicionalmente hemos utilizado y mejor recoge la esencia de las formaciones que impartimos: Escuela de educadores/as.